Prueba: Peugeot 2008. Adiós a los 'station wagon'

¿Monovolumen, SUV o familiar? A menudo las transiciones entre los modelos de automóviles son difusas y los límites ya no están tan claros. En este sentido, la descripción que más se ajusta al nuevo Peugeot 2008 sería simplemente la de familiar elevado en altura. Se trata de la variante familiar y de marcado acento útil del utilitario 208 que se diferencia del clásico entorno SW por una ligera elevación de la carrocería y unas protecciones más robustas.

El 2008 verá la luz por primera vez en marzo de 2013 con motivo del Salón del Automóvil de Ginebra y poco después llegará al mercado. Por lo tanto el 208 SW dejará de existir y Peugeot apostará a partir de ahora por la tendencia generalizada de los todocamino. En este sentido, el 2008 mostrará algunos detalles más modernos que le permitirán exhibir ese aspecto de vehículo multiusos tan demandado por los clientes hoy en día. Unos paragolpes de grandes dimensiones, una protección de bajos y barras portaequipajes son algunas de las características que completan esta estética crossover.

Por lo demás el 2008 revela claramente sus orígenes 208 aunque en este caso con cuatro puertas, una carrocería más alargada y algunos detalles modificados tanto en el frontal como en la zaga. En este sentido los grupos delanteros y las ópticas traseras presentan una forma distinta e incluso el diseño de la parrilla cromada es algo más marcado. Llantas de 17 pulgadas, techo de cristal panorámico y detalles LED en los faros traseros completan la puesta en escena más atrevida de la casa gala.

Supera al 208 en 20 centímetros

El 2008 de 4,16 metros de longitud supera al 208 en nada más y nada menos que 20 cm de altura. Como consecuencia de ello la oferta de espacio promete ser más que generosa, lo que convierte a este utilitario/familiar en un vehículo especialmente apto para fines de transporte. Peugeot aún no ha facilitado datos precisos acerca de la capacidad y de la variabilidad del compartimento de carga.

Incluso en el apartado de los propulsores los galos se han mostrado hasta ahora algo reticentes a dar información. De momento solo han mencionado un motor diésel eHDI y un gasolina de tres cilindros. Parece que ambas mecánicas situarán sus cifras de consumo entre los cuatro y los cinco litros, lo que las convierte en bloques bastante eficientes. Seguramente el 2008 no contará con ninguna variante de tracción integral que dispararía el consumo del conjunto.  Hasta el estreno en Ginebra la casa del león guardará silencio acerca de la lista de precios y otros detalles. Sin embargo, es probable que el 2008 se sitúe en el entorno de los 17.000 euros. (mh)