Reportajes: Los coches más feos de la historia. Cuando el diseño brilla por su ausencia

La primera evaluación que recibe el automóvil es a través de la estética. Además, ésta valoración le marca de manera determinante y, teniendo en cuenta que se basa en criterios subjetivos, han de ser tomadas como opiniones personales. No obstante, es cierto que los vehículos que vienen a continuación suelen aparecer habitualmente en las listas que de forma recurrente se suelen elaborar. Son los coches más feos de la historia.

Aurora

Este curvilíneo automóvil fue construido en los años 50 y pretendía ser el más seguro de los automóviles de la época. Contaba con cinturones de seguridad, barras antivuelco e incluso columna de dirección deformable... El abombamiento del parabrisas era para evitar que la cabeza de los pasajeros impactaran contra él y el parachoques trasero iba relleno de espuma. Este experimento no cuajó y tras construir un prototipo que costó 30.000 dólares, la empresa Aurora Motor Company quebró.

Fiat Multipla

Aparecido en 1999, el monovolumen de la firma italiana no tardó en cosechar crítivcas hacia su aspecto, casi tantas como halagos por su funcionalidad. El modelo fue renovado y, manteniendo el concepto, adoptó una estética más convencional, pero mucho menos característica.

SsangYong Rodius

Es, con diferencia, la apuesta más arriesgada del departamento de diseño de SsangYong –que ya es mucho decir– y ha sido muy criticado por ese "suplemento" que lleva el techo en la parte trasera. Su funcionalidad, con siete plazas totalmente operativas, es de las mejores entre los monovolúmenes grandes. Su precio también es una de sus mejores bazas y , además, va a ser renovado en abril.

Pontiac Azteck

El Azteck fue producido por Pontiac entre 2001 y 2005 en la planta de GM de Ramos Arizpe, en México. Este todocamino norteamericano cuenta en su haber con algunas de las peores distinciones realizadas por la prensa, entre ellas: Time lo incluye en 2007 en una lista de los peores coches de la historia y, de nuevo, en 2010, lo colocó entre los 50 peores inventos de la Humanidad. The Daily Telegraph lo incluyó en 2008 en cabeza de la lista de los 100 coches más feos de la historia. Finalmente, la web edmunds.com lo colocó a la cabeza de la lista de los 100 peores coches de todos los tiempos y "no solo por su aspecto, sino por contar una distinción singular: haber acabado con un fabricante de automóviles con 84 años de historia".

Reliant Robin y Reliant Regal

El Robin apareció en 1952 y su evolución, el Regal, apareció en 1973. Cosechó gran éxito en Gran Bretaña puesto que por tener tres ruedas, pagaba impuestos como una moto, en lugar de cómo un coche. Algo muy a tener en cuenta en una época de crisis y con una presión fiscal muy elevada para los coches. También se hizo famoso por su proverbial inestabilidad a la hora de negociar las curvas. De 1989 a 2002 se fabricó una versión actualizada.