Los trabajadores de Suzuki vuelven a la huelga por la actitud "coercitiva" de la empresa

Tras negarse a negociar

GIJÓN, 8 (EUROPA PRESS)

La plantilla de Suzuki ha aprobado este martes volver a la huelga en protesta por la actitud "coercitiva y totalmente dolosa" de la empresa, que se niega, según ellos, a negociar las condiciones de indemnización de los trabajadores, una vez que anunciaran que cerrarían la planta gijonesa el próximo 31 de marzo.

Los trabajadores seguirán de huelga hasta el día 18, con una hora solo de trabajo al día. Estos han protagonizado una manifestación desde El Molinón hasta el Ayuntamiento, en cuyo recorrido han ido repartiendo octavillas. En declaraciones a Europa Press, la presidenta del Comité de Empresa, María Jesús Calvo, ha reprochado que la empresa desaprovechó la oportunidad de negociar el pasado viernes, para después venir con "coacciones" el domingo 'amenazando' con presentar el ERE de extinción.

"El viernes fue un desprecio absoluto", ha recalcado. Asimismo, ha incidido en que lo que la multinacional busca es alargar el tiempo hasta la fecha del cierre por una cuestión financiera y fiscal hasta marzo. "Los trabajadores están absolutamente hartos", ha resaltado, antes de añadir que si no necesitan la producción, entonces por qué no cerraron en diciembre y así se hubieran recuperado 180 días de las prestaciones agotadas durante el ERE.

Un dinero que es el que piden ahora como indemnización. La inmensa mayoría de los trabajadores, según Calvo, han perdido ya las prestaciones o les quedan muy poco debido a los ERE acumulados. En este caso, la última oferta presentada por el Comité de Empresa fue de 45 días por año trabajado y 42 mensualidades, así como 18.000 euros de indemnización, mientras que la multinacional no da más de 40 días por año trabajado y 37 mensuales, con indemnizaciones entre 7.000 y 3.000 euros, y en algunos casos 45 días y 42 mensualidades.

La responsable del Comité ha reiterado la "actitud de mala fe" de la empresa, a la que ha achacado intentar cansar a los trabajadores y dividirlos con ofertas diferentes. Ha recalcado que se trata de una gran multinacional y ha reprochado que si se llevaron el dinero de aquí cuando había beneficios, ahora deberían devolverlo.